.

Cruce Del Canal





















            

SOLO PARA VALIENTES

"ESTA FRIA CINTA DEL MAR ATRAE A LOS NADORES COMO EL CANTO DE LA SIRENA A LOS NAVEGANTES".

Se encuentra ubicado en el continente europeo entre las costas de Inglaterra y Francia, 38 Km. en línea recta, pero en realidad los que se atreven a desafiar este mar nadan más de 45 Km. por las corrientes y mareas cambiantes. Sus frías aguas hacen aún más complicada la travesía, pues muchos grandes nadadores se han quedado en el camino por problemas de hipotermia.

Debido a la distancia, los diferentes peligros, lo imprevisible del tiempo y la constante necesidad de alimento energético, cruzar el Canal de la Mancha puede considerarse la mayor prueba de resistencia, la más difícil y peligrosa de aguas abiertas.

En realidad, los nadadores tienen que vérselas con aguas de alcantarilla, derrames de petróleo, algas rasposas, medusas urticantes y los 400 barcos que todos los días surcan del activo paso de Calais. Se lucha contra el viento y el tiempo totalmente variable y contra la marea que cada 6 horas cambia de sentido entre el Atlántico y el Mar del Norte. Pero, lo peor de todo, es la baja temperatura que oscila entre 11 y 16 grados centígrados. Al cabo de unas horas los labios se amoratan, el cuerpo tiembla y los nadadores, incluso, se aturden y son incapaces de entender lo que les dicen sus guías.

La hipotermia causa alrededor del 90% de los fracasos, la marea a dejado vencidos a muchos a solo unos pocos metros de la costa francesa. El hombre que desató la fiebre de cruzar el Canal de la Mancha fue Matthew Web, capitán de navío que en 1985 hizo el cruce en 21h 45min. nadando 65,3 Km.

El recorrido debe comenzar en playa y terminar en playa o en acantilado. Los nadadores pueden alimentarse en el camino pero no deben tocar ni la embarcación que los acompaña ni la mano que los alimenta. El único equipo permitido es el traje de baño, gorro, gafas protectoras, tapones de oídos y nariz, reloj, grasa y un dispositivo fluorescente para ser localizados en la noche si se pierden.

En ocasiones la ruta real forma una S según las mareas y el viento, pero cada deportista tiene la suya, porque la velocidad determina el lugar y el momento en que lo alcanzará el cambio de marea.

Según las estadísticas en los 125 años de historia y de intentos 7000 nadadores de 42 países acometieron esta empresa para cruzarlo a nado. Nuestro protagonista "GALO YÉPEZ" se convirtió en el 435 en lograrlo, convirtiéndose en el primer ecuatoriano y de toda la costa del Pacífico, en conseguir esta hazaña.

Con el tiempo han cruzado atletas de todas las edades, siendo la menor 12 años y la mayor 67. Para Galo Yépez fue una travesía tan dura llena de sacrificio y esfuerzo, pues, a la tercera hora ya tenía una pierna acalambrada, a la sexta mucho dolor en hombros, brazos, piernas y cintura. A la octava hora estaba tan mareado y con un mar tan embravecido que lo obligó a vomitar unas 20 veces, terminó fisurado su mano derecha y quemado todo el cuerpo por las MEDUSAS URTICANTES.

Su amor a este hermoso deporte, su fe en Dios, la bandera ecuatoriana que su madre le había regalado y que flameaba en el mástil de la embarcación, más la promesa que había realizado a todos los ecuatorianos antes de viajar al Canal, que por cada compatriota daría una brazada en sus frías aguas, su voluntad y coraje hicieron que culmine con éxito todo un proceso que duró 3 años, los 45 Km. que nuestro compatriota nadó lo realizó en un tiempo de 12 h 03 min. El 9 de septiembre de 1997.

Ahora Galo Yépez sabe dos cosas importantes para vencer:

"SIN DOLOR NO HAY TRIUNFO"

"SER PERSEVERANTE Y DISCIPLINADO, ESTAR BIEN DE LA CABEZA Y TENER MUCHAS AGALLAS".

AGRADECIMIENTO

Galo Yépez expresa su gratitud y agradecimiento a las siguientes personas que estuvieron ligados a él antes, durante y después de todo el proceso que lo llevó a culminar con éxito esta hazaña deportiva y que fue un honor representar dignamente a nuestro país:

José María Chiavassa (Manager), Doctor Oscar Concha (Deportólogo), Claudio Plitt (Entrenador), "TEXACO", Doctor Fidel Egas (Banco del Pichincha), Enrique Albán (Profesor en su inicio), Doctor José Guerrero (Motivador), Profesor Juan Araujo (Entrenador Atletismo), Nadadores Master (Guayaquil), Autoridades de la Liga Cantonal de Otavalo, Dovier Aparicio (Alcalde de Atacames), Doctor Washington Cueva (Médico Atacames), Administración Laguna Cuicocha y Mojanda, Amigos deportistas ecuatorianos, argentinos, brasileños e italianos. Un agradecimiento especial a la Prensa Nacional, particularmente Lic. Jacinto Bonilla (Diario El Comercio), Lic. Fabián Gallardo (Ecuavisa), Lic. Jaime Naranjo (Diario El Hoy) y todos los demás diarios, radio y canales de televisión del país. Municipio de Quito, Congreso Nacional, Ministerio de Educación y Cultura.

Un abrazo y sentimiento muy sincero para mi familia que se constituyó en un soporte moral y de aliento en las jornadas más difíciles de todo este proceso.